¡Nos vamos a la calle!

¡Nos vamos a la calle!

Texto y fotos: Mónica Fernández, de El Nido de Zoe.

En los proyectos de las Madres de día, las salidas al exterior nos brindan estímulos muy variados para poder ofrecer oportunidades de aprendizaje a nuestr@s peques.

En nuestras casitas están muy agusto,eso está claro, pero…¡Hay tantas cosas por descubrir fuera! Por ello es excepcional el día que renunciamos a nuestra salida diaria.

Con una simple piedra pueden observar la temperatura, textura, color, relación causa-efecto, motricidad fina y coordinación óculo-manual ,por ejemplo, si intentan meter esa piedra en un agujero o bien hacer una montaña de piedras o arena.

El parque y los columpios ofrecen una buena práctica psicomotriz. En este punto recordemos la importancia que tiene para las Madres de día el movimiento libre y acompañar en ese movimiento. Un/a niñ@, persistente por naturaleza de manera innata, se propone por ejemplo subir a un tobogán, lo intenta una otra vez y el día que lo consigue aparte de la satisfacción personal de su logro, entiende de forma inconsciente la importancia de la perseverancia.

Los vehículos que vemos a diario son una maravillosa oportunidad para conocer sus nombres, colores e introducir normas en lo que a la educación vial se refiere y es qué las grúas, hormigoneras y ambulancias son cautivadoras.

Vemos pájaros, que nombramos con su especie correspondiente, nos encontramos con perros que ya nos conocen de nuestros paseos diarios o los hormigueros que en primavera que causan fascinación y unos minutos al menos de observación porque ver a una hormiga trasladando algo más grande que ella es cuanto menos sorprendente. Todo ello nos ofrece una buena oportunidad de mostrarles la importancia que tiene respetar a los seres vivos que nos rodean.

El agua cuando llueve, saltando charcos y en verano para experimentar con ella y estar fresquit@s.

Las salidas son también una buena oportunidad para el proceso de socialización. Normalmente somos 5, pero todas las mañanas nos cruzamos con el cartero, con el conserje, la señora de la limpieza, el señor mayor que nos saluda todos los días e incluso algun@ ya llama al panadero por su nombre cuando vamos a comprar el pan.

En definitiva a parte de los beneficios y la necesidad que todos nosotr@s, mayores y peques, tenemos de salir a pasear, en nuestros proyectos es una herramienta para experimentar, movernos y tener infinitos recursos de aprendizaje.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.